El Proyecto

El Cine Club Berlín abre sus puertas este otoño.

Por esta puerta entran los nuevos realizadores, las películas que no verás fácilmente, los documentales interesantes, los filmes infantiles más originales. Y no solo eso, dejamos pasar a todos aquellos que son la tierra en la crece nuestra imaginación: los clásicos, los maestros.
Esta es nuestra mezcla explosiva: cine nuevo + cine clásico + cine para niños. Estalla la mezcla durante veinte sesiones para mayores los jueves por la noche y diez para pequeños los domingos por la mañana.
Y todavía algo más: Cine Club Berlín es un cine hablado, comentado, presentado, discutido, opinado. Un auténtico lugar para encontrarse y entrar a nuestro trapo, que es, claro, una pantalla blanca.

Cada año cierran más salas... y nosotros abrimos una. Así somos. Si, amigos, esto es cine de trinchera, off cinema, proyección de guerrilla, una apuesta cultural para la gente, para el barrio, para el cinéfilo, para los niños que quieren conocer el cine.

 

Off cinema: la visita de los cineastas

Vivimos una saturación de la oferta audiovisual. Los cineastas que no estrenan con grandes grupos se enfrentan al ninguneo, al ostracismo, a la invisibilidad. Por eso son necesarios lugares alternativos, para que sus películas lleguen a la gente y para que, además, ellos mismos las puedan presentar al público en un coloquio. Es decir: de dónde surgió su idea, cómo se levantó el proyecto, quién le apoyó, cómo se rodó, qué aprendió, qué buscaba…

Por eso el Cineclub Berlín abre sus puertas a los cineastas (directores, guionistas, actores, músicos, productores…), para que ellos mismo muestren su trabajo, para que vean cara a cara a sus espectadores y su reacción, para que escuchen sus preguntas. Por eso seremos sus cómplices, sus aliados, sus amigos en el necesario boca a boca para que una película siga viva.

Hambrientos de nuevas propuestas, de apuestas valientes y diferentes, mostraremos cortometrajes, documentales, largometrajes de ficción y hasta series diferentes si es necesario. Y todo rematado con una copa de vino o una cerveza y algo de picoteo, para que los cineastas se relacionen relajadamente con sus espectadores.

¿Conoces mejor plan para un jueves por la noche? Nosotros no.

Cine para niños

Historias que hablan de temas cercanos para los niños, cuyos protagonistas son niños, que fomentan valores como la igualdad, la tolerancia, el consumo responsable, que ayudan a reflexionar, que alientan a los niños a ser activos, que despiertan la imaginación, que emocionan, que inspiran … Con variedad de géneros, estéticas, personajes y de alta calidad.

El cine, empleado como fuente de información, permite adentrarse en el estudio de la sociedad, conocer culturas diferentes a la propia (interculturalidad), formar visiones en torno a acontecimientos pasados, presentes y futuros (nos permite juzgar, ponernos en el papel de los personajes históricos más relevantes y preguntarnos el por qué de sus actos y del devenir del mundo), entrar en contacto con valores, ideas, pensamientos, actitudes, normas…

Cine clásico

El cine clásico de Hollywood es una caracterización que refiere a un modo institucionalizado de producción cinematográfica. Tal forma de producción resultan de un proceso global, que asumió formas particulares de acuerdo a situaciones locales concretas: recursos financieros, técnicos y humanos, características del público, tradiciones y convenciones artísticas, etc. En este caso, la industria cinematográfica estadounidense logró una posición privilegiada a mediados de la década de 1910, ya que poseía una industria en consolidación y la Primera Guerra Mundial, en vez de ocasionarle inconvenientes, significó una valiosa oportunidad en tanto le facilitó abastecer los mercados que los países europeos habían descuidado, dadas las limitaciones impuestas por la confrontación bélica.