Ferrández abre el Cineclub Berlín con una reveladora charla-coloquio

Aquí os dejamos con el podcast de nuestro primer encuentro entre espectadores y cineastas. Luis María Ferrández abrió el Cineclub Berlín con la proyección de su documental La pantalla herida. En él se reflexiona sobre el futuro de nuestro cine y los errores cometidos hasta ahora. El gran logro de Ferránez fue su poder de convocatoria. A sus charlas acudieron los directores Eduardo Chapero-Jackson o Agustín Díaz Yanes, los productores Enrique González Macho o Enrique López Lavigne, el compositor José Nieto, el director artístico Gil Parrondo… La productora Belén Bernuy, una de las entrevistadas, también estuvo entre nosotros, presente en la sala.

La primera impresión que sacas de La pantalla herida es la falta de autocrítica del mundillo (en el fondo es muy pequeño) del cine español. Como siempre, todo son quejas: no se nos valora, se protege poco, falta idea de país, mira Francia, las nuevas pantallas nos hunden, una copa vale más que una entrada de cine, no todo son españoladas… Si bien algún entrevistado se atreve a hablar del chanchullo de la compra de entradas y la letal Ley Miró (que arrasó el cine más industrial y trajo un cine “de autor” infame que no quería ver nadie) pocos se mojan de verdad.

Y esto es muy del cine español y nos lo recordó Ferrández: el cine español se mueve a modo de secta, de grupillo muy cerrado, nadie se atreve a criticar o se salen de la foto. De hecho, La pantalla herida fue ninguneado (en los Goya, por ejemplo) por las valientes cosas que se cuentan en él.

Público asistente a nuestro primer debate.

De hecho, Ferrández fue el ideólogo de las Nuevas Conversaciones del cine español, que se organizaron en Salamanca (rememorando las famosas Conversaciones de Salamanca sobre el cine español celebradas en 1955). Su objetivo fue servir de foro para que los profesionales del cine español pudiesen debatir sobre el estado actual de la industria y las posibles salidas a una crisis crónica.

El resultado fueron páginas de posibles soluciones… que NINGÚN representante público atendió. Ni siquiera los responsables de la “nueva política” (Podemos y Ciudadanos). Y así nos va, claro.

Todos disfrutamos de la charla y del posterior debate. ¡Y de un vinito tras el encuentro! ¡No nos falléis en el próximo!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *